Una dinastía teotihuacana en la ciudad maya de Tikal

 en Curiosidades históricas

Teotihuacan y Tikal, ciudades poderosas

Cerca del año 100 a.C. surgió, en un valle contiguo al Lago de Texcoco, la ciudad de Teotihuacan, que dos siglos más tarde se convirtió en la más poderosa urbe del centro de México, edificando una extensa ciudad de 22.5 kilómetros cuadrados y cerca de 150,000 habitantes.

A 1,300 kilómetros de distancia de Teotihuacan, floreció una poderosa ciudad maya, Tikal, ubicada en el actual país de Guatemala. Debido a la lejanía entre ambas ciudades y al hecho de que al no existir animales de tiro como el caballo, el viaje entre ambas poblaciones se hacía a pie, en un tiempo mínimo de 30 días, resultaba poco probable que la ciudad de Teotihuacan hubiera mantenido relaciones periódicas con ciudades mayas.

Nuevos descubrimientos en Teotihuacan 

Sin embargo, en los últimos años un grupo de arqueólogos ha venido realizando excavaciones en un sitio conocido como Plaza de la Columnas, en Teotihuacan. 

En esta exploración, el equipo de arqueología se encontró con reveladores vestigios, como fragmentos de pintura y piezas de cerámica, que muestran diseños gráficos de estilo maya, incluyendo la representación de hombres, cuyas cabezas presentan la deformación craneana que acostumbraban practicar los miembros de la nobleza maya.

Por otra parte, en el año 2004, los arqueólogos encontraron un enterramiento en la Pirámide de la Luna, formado por tres osamentas de personajes que presentan los rasgos típicos mayas.

Descifrando la Estela 31 de Tikal

Los anteriores hallazgos arqueológicos vienen a sumarse a un muy importante descubrimiento realizado hace tres décadas por especialistas en epigrafía, quienes llevaron a cabo el desciframiento de una escultura de Tikal, conocida como Estela 31.

Pues bien, la Estela 31 de Tikal nos muestra, en su cara frontal, a Siyah Chan K´awill, monarca de Tikal entre los años 411 y 458 d.C., y en las dos caras laterales aparece el padre de  Chan K´awill, quien ocupara el trono de esta ciudad maya antes que su hijo. 

Por su parte, en la cara posterior de esta estela, vemos los signos escriturales que narran una historia sorprendente: se trata de que en el año 378 llegó a Tikal un dirigente de Teotihuacán y en ese mismo año murió el monarca de esa ciudad maya. Al año siguiente, el trono de Tikal fue ocupado por Yax Nuun Ayiin, quien era el hijo del monarca de Teotihuacan Atlatl Cuauc (Búho lanzadardos).

A partir de este mensaje se ha pensado que el monarca de Teotihuacan envió a Tikal un contingente militar, que conquistó a la ciudad maya y mató a su rey, por lo que el hijo del monarca teotihuacano fue entronizado como rey de Tikal. Lo anterior significa que, a partir de aquel año, la ciudad maya sería gobernada por un linaje teotihuacano que, por cierto, emparentaría con la nobleza maya de Tikal.

Dos cosas sorprenden del mensaje contenido en esta estela. En  primer lugar, que Teotihuacan haya conquistado a un reino poderoso, que se encontraba muy distante de sus fronteras. 

En segundo lugar, el hecho de que, a partir de la escritura contenida en una estela maya, sea posible conocer importantes datos respecto de la historia de Teotihuacan, tomando en cuenta que –hasta donde tenemos noticias-, los teotihuacanos carecieron de un lenguaje escrito, motivo por el cual los especialistas en el estudio de esta cultura desconocen aspectos fundamentales del pueblo teotihuacano, como por ejemplo, los nombres de sus monarcas o gobernantes. 

Pero también se desconoce el origen y la etnia a la que pertenecieron los teotihuacanos, la lengua que hablaban y el mismo nombre de Teotihuacan, que de acuerdo con los historiadores fue inventado por los mexicas, siglos después de que la gran ciudad había sido abandonada.

Nuevas incógnitas  

Por supuesto que el descubrimiento de vestigios arqueológicos mayas en Teotihuacan y de escritura en Tikal que haga referencia a esta ciudad del centro de México, introduce importantes incógnitas en el conocimiento de estas dos culturas. Una de las preguntas que podemos hacernos es, porqué si los teotihuacanos conquistaron a un pueblo maya culturalmente avanzado, no aprendieron de ellos el lenguaje escrito.

Y claro está, podemos preguntarnos, si el desciframiento que se haga en el futuro de escritura maya contenida en monumentos diversos, permitirá a los especialistas resolver el gran enigma de la cultura teotihuacana.

Te recomendamos ver:

Descifrando el código maya.

Interesantísimo documental que presenta el relato de cómo el trabajo conjunto de diversos epigrafistas logró descifrar la escritura maya, que había permanecido durante casi 5 siglos siendo un enigma para la arqueología.

Estela 31 de Tikal. Cara lateral que representa a Yax Nuun Ayiin.

 

Publicaciones recientes

Deja un comentario